El clima afecta al perfume en todos los sentidos, razón por la cual es preferible utilizar uno distinto en cada estación y seguir las siguientes recomendaciones:

1. En verano, el calor hace que el perfume se evapore más rápido, por lo que, es mejor aplicar poca cantidad pero en varias ocasiones. Una buena opción es llevar un pequeño vaporizador en tu bolso.

2. Además, el calor también hace que se intensifique cualquier fragancia, por lo que ambiente se puede cargar enseguida. Por ello, en esta época es aconsejable optar por perfumes ligeros y refrescantes, al menos cuando el sol esté presente.

3. Para el día, los perfumes más usados en verano son sin duda los florales y los cítricos, pues son muy frescos y nos aportan una gran vitalidad.

4. De noche, las notas florales e incluso orientales con toques amaderados demuestran una gran personalidad. Si quieres seducir con el olor, opta por perfumes con notas de vainilla o jazmín, son infalibles.

5. A la hora de aplicar el perfume en verano, es mejor evitar ciertas partes del cuerpo especialmente sensibles. Ten en cuenta que aplicar perfume sobre zonas muy sudorosas y con los poros abiertos puede derivar en dermatitis e irritaciones en la piel.

Las muñecas o la ropa son una buena opción para echarnos perfume, sin embargo, hay que tener mucho cuidado con la zona del cuello y el escote si te va a dar el sol.

Los perfumes de BeYou se crean a partir de esencias 100% naturales, por lo que son más puros y no obstruyen tanto los poros como los otros perfumes. Además,  somos 100% cruelty free, respetamos a los animales.